LAB I CAN en Valencia: “Me burbujean mil ideas para aplicar”

14 mayo 2018,   Categorías: ,   Por ,   0 Comentarios,  

Dos grupos. Cuatro facilitadores. 24 educadores. 12 horas. Y ganas infinitas de transmitir el espíritu Design for Change. ¡Empezamos el LAB I CAN en Valencia!

¿Qué es lo que buscamos al implementar la metodología DFC de las 5 fases? ¡Empoderar a niños y niñas! Para ello, empecemos por el principio: los y las educadoras. Para hacer visibles los superpoderes que cada persona lleva dentro, se reparten papelitos, se agrupan los superhéroes y se prepara la “representación muda”. Risas aseguradas. Este es solo el primero de los muchos juegos pensados para activar el cuerpo y la mente, conectarlos; y potenciar nuestras capacidades. ¿Y qué hemos aprendido? A romper el hielo, a cooperar, a perder la vergüenza… ¡Empieza la diversión!

Al objetivo DFC se llega a través de la co-creación. Es decir, hay que pasar del “yo” al “nosotros”. ¿Y cómo lo hacemos? Incorporando el espíritu del proyecto, entendiendo su funcionamiento y los valores que promueve, descubriendo nuevas herramientas… Y lo mejor es que todo se aprende a través de la experimentación. Decimos que “Los niños solo necesitan una oportunidad para cambiar el mundo”, y para ello necesitan a una persona formada que les acompañe.

Durante las 12 horas que dura el LAB (repartido en dos días), los facilitadores explican y guían a los educadores a través del trabajo de las 5 fases (SIENTE, IMAGINA, ACTÚA, EVOLÚA y COMPARTE). Una vez completado el proceso, tendrán la oportunidad de repetirlo adoptando por sí mismos el rol de facilitadores, para practicar antes de llevarlo a cabo en su aula. Y como se trata de una metodología intuitiva basada en el design thinking, nada mejor que intercalar cada fase del proceso con juegos que despiertan el ingenio, permiten mirar desde otra óptica; y fomentan la creatividad, la escucha, el respeto y la paciencia.

Para motivar más si cabe a los educadores, también se muestran algunos vídeos de proyectos ya realizados, y los resultados son una maravilla. Además, se explica más profundamente la metodología y se dedica un tiempo de reflexión y ronda de preguntas para que los facilitadores resuelvan dudas. ¡No hay que irse con la sensación de “podría haber preguntado…”!

¿Y por qué es tan innovador este método? ¿Qué tiene de especial? Las opiniones de los asistentes son el mejor indicador:

  • Isabel: Me ha gustado porque me encanta intercambiar ideas, iniciativas y contactar con gente.
  • Kandra: Ha sido muy dinámico. Las facilitadoras eran muy activas y cercanas. La metodología es atractiva y se fomenta el trabajo en equipo.
  • Ángela: muy dinámico. No lo conocía y me ha atraído bastante. Nos habéis hecho sentir genial. Ha sido muy ameno, nada pesado. No es como un curso normal.
  • Raquel: dinámico y divertido. ¡Se me ha pasado muy rápido! A ver cómo lo aplico ahora en el aula. El primer día fue todo motivación, y ahora hay que aterrizarlo con las definiciones.
  • Juanma: entretenido, se pasa muy rápido. Tengo muy buenas expectativas. Ya le estoy dando vueltas a ver cómo lo haré yo en clase…
  • Ana: quiero seguir profundizando. Me lo estoy pasando muy bien.
  • Antonio: las expectativas son muy buenas. Nos lo estamos pasando genial. Es un método muy activo y dinámico. Además, nos estamos encontrando con gente de otros centros y da mucha alegría. Apostar por innovación siempre es bueno. ¡Ahora a aplicarlo en el aula!
  • Susana: me divertí un montón, no he mirado el reloj ni una sola vez y mira que veníamos cansadas del viaje. Me burbujean mil ideas para aplicar. Renovarse es fundamental.
  • David: muy dinámico. Creo que cuanto antes nos metamos en ‘harina’, mejor. La forma de trabajar la metodología DFC es genial. Como mejor se explica es haciendo, igual que hemos hecho creando el proyecto. Hay que jugar.
  • Inma: muy divertido y ameno.
  • Iván: interesante y participativo.
  • Toni: alucinante.
  • Ana: se me está pasando el tiempo volando.
  • Aida: lo vives. Eso es la participación. Me encantan estas técnicas. Me gustaría poder probar muchas más. Es muy enriquecedor.
  • Ana: entretenido y ameno, y eso que venía cansada.
  • Raquel: dinámico. Pasa muy rápido. Todos estamos involucrados, nadie se ha quedado excluido. Al trabajar en grupo, lo ponemos todo en común: cómo trabajamos en otros centros… así aprendemos un montón. La formación interna es fundamental.
  • Carmen: entretenido. Al ser práctico, se te quedan muy bien las cosas. Haces jugar a los demás y juegas tú. Sacar esa parte de cada uno es muy importante.
  • Ana: divertido.
  • Lourdes: me encanta. Es tan divertido, y dinámico. Llegué pensando que no debía venir y me lo estoy pasando genial.
  • Mais: una formación de categoría.
  • Marta: se me está pasando el tiempo volando.
  • Elena: fenomenal.
  • Mariano: esto me encanta y lo pienso poner en práctica en mi clase.

El tiempo para recibir más feedback es limitado, y el espacio también… Esperamos al próximo post para conocer las reflexiones de los facilitadores. Mientras tanto… ¿se os han despertado las ganas de probar? ¡Apuntáos al próximo LAB el 13, 14 y 15 de junio en Madrid! Más info e inscripciones.

Se puede contar, pero hay que vivirlo 😉